Bienvenidos

20 04 2010

Hablar de Turismo en el Magdalena, es hablar del pueblo y la idiosincrasia del Costeño y para esto nos debemos remontar  a la época cuando estaba por nacer.

Este territorio de grandes ciénagas y con un Delta de gran extensión conformado por el Río Magdalena, protegido por la Sierra Nevada de Santa Marta, bañado por sus ríos cristalinos y mecidos por las Olas del mar; sin lugar a dudas conformaba un oasis de belleza, misterio y diversidad. Sus primeros habitantes Indígenas  que vivían en armonía con la naturaleza, le rendían tributo y conocían el lenguaje de las plantas y animales; eran grandes pescadores, arquitectos, diseñadores, astrónomos, guiados por  seres espirituales – hermanos mayores.
Llegan de otras tierras los Españoles con una cultura y experiencia de vida totalmente diferente a la de nuestros indígenas, le rendían tributo al Rey, al poder, al Oro como medio de riqueza material, esclavistas y dominadores, junto a ellos trajeron gente de color a quienes sacaron de su continente para hacerlos servir y realizar los trabajos duros y arduos; esta nueva raza, la raza negra; llega a estas costas con su sangre llena de ritmo, fuerza pero también con miedos, rabia, sueños rotos (frustados) y deseo de libertad.







Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.